Los azulgrana suspenden el amistoso frente al Rayo, que quería jugar con su filial

A. M.

valencia. El último ensayo de pretemporada puede llegar antes de lo previsto. El Levante tenía previsto enfrentarse al Rayo mañana a las 20 horas en la ciudad deportiva Camilo Cano de La Nucía, pero el encuentro ha quedado suspendido. Una decisión tomada ayer por la tarde después de que el club vallecano anunciara que su primera plantilla no iba a poder disputar el partido y que, en su lugar, iba a comparecer el filial franjirrojo.

A las 13:40 horas de ayer, a través de su página web oficial, el club madrileño informaba de que iba a ser su segundo equipo el que se midiera al Levante en La Nucía. Cuatro horas después, el Levante anunciaba la cancelación del amistoso «ante la imposibilidad del Rayo Vallecano de acudir con su primer equipo».

Anoche, el Levante estaba tratando de encontrar un nuevo rival para mañana, aunque se presentaba complicadísimo. Así, salvo sorpresa, el equipo pondrá fin a sus amistosos de pretemporada hoy mismo. A las 20 horas, en el estadio Martínez Valero, los de Juan Ramón López Muñiz se van a enfrentar al Elche.

El entrenador granota va recuperando efectivos de cara a la primera jornada liguera, en la que se verán las caras el Levante y el Villarreal. Jason se ejercitó ayer con total normalidad en Buñol. El gallego completó sin sobresaltos la intensa sesión de trabajo. El pasado domingo, durante el amistoso contra el Alavés, sufrió un fuerte golpe en el tobillo al ser arrollado por Pacheco.

Además, Pedro López se entrenó con el resto del grupo en la primera parte de la sesión de ayer. Después, se marchó a otro campo para seguir con su plan de recuperación. El capitán del Levante mejora de la lesión que padeció el 25 de julio: una microrrotura muscular en el sóleo. Los médicos estimaron un período de baja de tres semanas, por lo que su presencia en la primera jornada está entre interrogantes.

Fotos

Vídeos