Fútbol | Levante UD

Camarasa dejará medio millón más al Levante UD si el Real Betis se mete en Europa

Víctor Camarasa disputa el balón a Cristiano Ronaldo
Víctor Camarasa disputa el balón a Cristiano Ronaldo / EFE

El de Meliana llega a Sevilla y el club andaluz pagará en varios plazos, mientras se complica el fichaje de Rubén Pérez, a un paso del Leganés

JOSÉ MOLINSValencia

Una de las mayores operaciones de la historia del Levante UD está a punto de cerrarse hoy en Sevilla. Víctor Camarasa aterrizó ayer por la tarde en la ciudad hispalense para pasar esta mañana el reconocimiento médico y firmar su nuevo contrato con el Betis, a cambio de siete millones de euros que el club verdiblanco va a pagar en varios plazos a los granotas. De esta forma el club azulgrana no podrá cancelar de inmediato el crédito subordinado, ya que irá reduciendo la deuda conforme vaya cobrando el dinero del traspaso a la entidad andaluza en los próximos meses.

Además, el conjunto valenciano percibirá medio millón extra si el Betis logra clasificarse la próxima temporada para una competición europea, indistintamente de si Camarasa juega más o menos partidos en su nuevo equipo. Se trata de una variable colectiva que, de cumplirse, igualaría la venta del canterano en el segundo escalón histórico junto a la de Caicedo en 2011, con la diferencia que el Levante se guarda un 20% de la propiedad económica del futbolista para el futuro, lo que le reportará más dinero. En la operación entra el delantero Álex Alegría, que se encuentra a la espera de que el Betis, que asumirá la mitad de su ficha, le confirme el acuerdo para viajar a Valencia a firmar su contrato cedido por una temporada.

Con la marcha de Camarasa el club consigue colmar tanto los objetivos deportivos de Tito y Muñiz, que no querían que la falta de implicación del futbolista creara mal ambiente en el vestuario, como los financieros de Quico Catalán, que logra una cifra alta por el traspaso para liquidar buena parte de la deuda. Ahora la incógnita es si la operación entrará en el actual ejercicio económico del club, que acaba mañana y que arrojaría un superávit de récord pese a estar en Segunda División, o se incluirá en el balance de cuentas de la próxima campaña 2017-18 si el acuerdo se cierra a partir del sábado.

Y si esa operación es casi un hecho, ayer otra se complicó tanto que está cerca de romperse. Durante la mañana la negociación para el fichaje de Rubén Pérez estaba muy bien encaminada, hasta el punto de que el Levante y el entorno del jugador confiaban en que se pudiera cerrar al final del día. Pero por la tarde todo se torció. El Granada, propietario del futbolista de Écija, no aceptó las condiciones del club granota y prefirió las que ofrecía el Leganés.

Por el momento la operación no está completamente cerrada pero en la entidad nazarí daban por hecho ayer que el mediocentro regresará otra campaña más cedido al club madrileño. Pese a que llegaban a ofrecer 1,5 millones por su traspaso, el Granada no quiere venderlo porque todo el dinero se lo llevaría el Atlético. Así pues, el interés de Manolo Salvador en fichar a Verza y Rubén García se tratará ahora como un tema independiente, al no poder quedar vinculado a la operación con Rubén Pérez.

Y mientras tanto, el Levante hizo oficial ayer la renovación de Koke Vegas, portero que esta temporada ha estado entrenándose con el primer equipo pero que sólo ha jugado nueve partidos con el filial. Pese a ello, la entidad azulgrana demuestra que confía en el malagueño como opción de futuro (tiene 21 años) y apunta ahora a marcharse cedido para coger experiencia en un equipo de Segunda o Segunda B, ya que el club busca otro portero.

Fotos

Vídeos