Doukouré, músculo para el Levante UD

Cheick Doukouré se somete a pruebas ayer en la ciudad deportiva de Buñol.
Cheick Doukouré se somete a pruebas ayer en la ciudad deportiva de Buñol. / levante ud

Los azulgrana apuestan por el mediocentro y pagan por su traspaso 1,5 millones más variables en función de objetivos individuales y colectivos El club granota cierra el fichaje del marfileño, que se compromete para cuatro años

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Más oxígeno para la medular del Levante. Cheick Doukouré, un auténtico pulmón sobre el césped, se convirtió ayer en el quinto refuerzo del conjunto granota de cara a su retorno a Primera División. Una firme apuesta del club, ya que ha desembolsado cerca de dos millones de euros por el traspaso del joven centrocampista. El marfileño, con experiencia en la liga francesa, se compromete con la entidad de Orriols para las cuatro próximas temporadas.

El Levante, al igual que ha ocurrido con Enis Bardhi, invierte en un futbolista con proyección y que busca una oportunidad en el fútbol español. Doukouré, internacional con Costa de Marfil, ha demostrado su potencial en el Metz, con el que tenía contrato hasta 2019.

Para hacerse con sus servicios, el Levante ha abonado algo más de 1,5 millones de euros fijos, a los que habrá que añadir unas cantidades variables en función del rendimiento individual y colectivo. Una cifra muy similar a la que ha pagado el club azulgrana por Enis Bardhi, quien está asombrando con sus actuaciones durante la pretemporada.

Doukouré llegó ayer a Valencia y superó sin problemas el reconocimiento médico. Pasadas las 14 horas, un intermediario del futbolista se presentaba en las oficinas del Ciutat de València. La operación ya estaba prácticamente cerrada. A las seis de la tarde, se hacía oficial su incorporación a las filas azulgrana. En esos instantes, el pivote conocía a sus nuevos compañeros en la ciudad deportiva de Buñol.

Doukouré se sometió a determinadas pruebas, mientras que Róber Pier pudo completar su primer entrenamiento con el Levante. El central gallego, propiedad del Deportivo, regresa al conjunto granota en calidad de cedido después de que la temporada pasada se convirtiera en una de las revelaciones de la Segunda División.

Con la llegada de Doukouré, el Levante caza al mediocentro defensivo que necesitaba para apuntalar una posición que, hasta ahora, estaba ocupada únicamente por Jefferson Lerma. Y es que el pasado mes de junio, Natxo Insa se marchó al Johor Darul Ta'zim. El pivote alicantino ya se alza como uno de los líderes del cuadro malayo. Incluso se le han abierto de par en par las puertas de la selección de Malasia. Merced a su llegada a esta exótica liga y su ascendencia, el de Cocentaina ha obtenido la doble nacionalidad con la idea de poder disputar la fase de clasificación de la Copa Asiática.

Tras la salida de Insa, el Levante se lanzó a por Rubén Pérez, perteneciente al Granada. Las negociaciones para conseguir la cesión centrocampista sevillano llegaron a estar avanzadísimas, pero la operación se fue al traste. Al final, se marchó al Leganés en calidad de préstamo.

Durante las últimas semanas, el Levante intensificó los contactos con tal de fichar a Doukouré, de 24 años. La pasada temporada, con la elástica del Metz, disputó 29 partidos en la máxima categoría francesa, exhibiendo su músculo. Se trata de un futbolista potente y destaca por su capacidad de destrucción, aunque se siente cómodo con el balón en los pies y tiene recorrido.

El jugador, internacional absoluto con Costa de Marfil, se proclamó campeón de la Copa de África en 2015. No obstante, defendió a Francia en categorías inferiores. Durante la pasada temporada, actuó como capitán del Metz, erigiéndose en todo un referente. El africano, en el conjunto galo desde 2014, sufrió una rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda en agosto de 2015. Se recuperó a tiempo para ayudar al equipo a regresar a la máxima categoría en 2016.

El Levante debe reforzarse con otro mediocentro, pero de un perfil distinto. El club busca un futbolista organizador para que luche por el puesto con José Campaña. Verza no entra en los planes del técnico, aunque el de Orihuela no está por la labor de marcharse de momento.

Ayer, además, se oficializó la marcha de Saveljich al Albacete como cedido. El central argentino, por el que el Levante pagó 750.000 euros, tratará de reivindicarse en un equipo recién ascendido a Segunda.

Al mismo tiempo, la entidad granota mantiene dos operaciones abiertas. Confía en incorporar a Ivi, por quien el Sevilla pide cerca de un millón de euros. El Leganés se presenta como el principal adversario del Levante para pescar al joven extremo. Los dirigentes granotas también permanecen a la espera de que Samu García tenga vía libre para regresar a la Liga española. El Rubin Kazan se resiste a darle la carta de libertad, por lo que todo apunta a un traspaso o una cesión.

Fotos

Vídeos