El duelo virtual es granota

Rubo y Reke se reunieron ayer en una sala del Ciutat de València para disputar el partido. / jesús signes

Reke y Rubo, líderes del conjunto granota y del blanquinegro en la liga electrónica, apuestan por un resultado corto sobre el césped El Levante se impone al Valencia por 4-3 en un partido de eSports celebrado en Orriols

ALBERTO MARTÍNEZ

valencia. Cuando toman asiento y cogen el mando de la videoconsola, el silencio reina en el ambiente. Se funden con la pantalla. Durante los 90 minutos ficticios que dura el partido, apenas hablan. Sólo los goles, numerosos y de bella factura, rompen el mutismo. Nadie diría que se trata de un amistoso. Alberto Requena, más conocido como Reke, ejerce de capitán en el Levante de eSports, los deportes electrónicos que están moviendo masas a nivel internacional. Al otro lado de la sala, Rubén Fernández 'Rubo', el líder del Valencia. Ambos son profesionales y compiten en la liga virtual que acaba de cumplir su primera temporada en España. Ayer, accedieron a reunirse en el estadio de Orriols para protagonizar el anticipo del derbi. Los dos jugadores se conocen a la perfección, ya que en su día formaron parte del mismo equipo. Existe rivalidad, aunque sin perder en ningún momento la cordialidad. El ensayo, en el que no faltó la tensión, se decantó del lado granota. Victoria local por 4-3. El aperitivo, organizado por LAS PROVINCIAS, deparó espectáculo. Ahora debe trasladarse al césped.

«Creo que lo más justo habría sido el empate. He hecho un penalti, he tenido largueros... Reke es un jugador que tiene mucho el balón y al final ha estado diez minutitos perdiendo tiempo, pero ya conozco a Reke y sé que eso lo hace porque, cuando ve a un rival decente, prefiere asegurar el partido», destacó Rubo al finalizar el encuentro. No estaba satisfecho con el resultado.

Una visión distinta ofreció Reke. «El árbitro se ha comido un penalti que nos habría venido bastante bien. Arriba he sido bastante eficaz. Me gusta jugar rápido. Yo creo que el resultado ha sido justo», comentó el azulgrana. El Levante se adelantó muy pronto al aprovechar un penalti cometido por Gayà. Roger, quien no podrá jugar mañana porque se recupera de una grave lesión de rodilla, sí que pudo disfrutar del derbi virtual. El de Torrent abrió la lata.

Carlos Soler, una de las grandes esperanzas valencianistas, lanzó un obús desde fuera del área para equilibrar el resultado. Roger culminó con el 2-1 una excelsa jugada individual, pero Orellana volvió a igualar el marcador. Lerma y Morales fueron los encargados de dejar el partido visto para sentencia (4-2) y Rodrigo, a falta de cinco minutos, firmó el definitivo 4-3.

Un recital goleador que, teniendo en cuenta el espíritu de ambos equipos en la vida real, está lejos de los pronósticos. «No veo un resultado tan abultado. Siete goles me parecen excesivos», avisa Reke, quien realiza su apuesta: «Espero que el Levante siga invicto. Y si puede ser, con tres puntos. Me mojo con un 2-1. Creo que los goles van a ser a balón parado. El Levante está muy bien trabajo tácticamente y es muy difícil hacerle un gol».

Rubo apela a un punto de inflexión en el conjunto blanquinegro: «El favorito es el Valencia. Creo que va a hacer un partido duro y va a intentar no encajar goles y luego buscar sus opciones. El Valencia lleva dos años muy malos, con malas decisiones. Este año ha empezado bien desde arriba hasta abajo. Espero que gane. Quiero un 0-2 con goles de Rodrigo, que lo necesita, y Pereira».

Tanto el Levante como el Valencia compiten en la VFO (Virtual Football Organization), que se puso en marcha en España el pasado mes de enero. Las competiciones de videojuegos se encuentran en auge. Numerosos clubes profesionales han creado una sección de eSports. Entre ellos, Villarreal, Eibar, Betis, Sevilla, Espanyol, Real Sociedad, Leganés, Sporting de Gijón, Zaragoza, Lugo y Cádiz. Las plantillas están compuestas por unas 14 personas. Y es que, en los partidos oficiales, cada integrante maneja a un futbolista. Duelos de 11 contra 11.

En la temporada que está a punto de arrancar, el Levante partirá en Primera División, mientras que el Valencia lo hará en Segunda tras un descenso administrativo por alineación indebida. Rubo ya piensa en regresar a la máxima categoría.

«Desde pequeño he sido del Valencia. Es un sueño. Estoy enormemente agradecido al Valencia por confiar. Espero devolverles la confianza como se merecen, que es subiendo otra vez el equipo a Primera», admite Rubo. El Levante tiene otro reto. «Nos hemos reforzado en defensa. Hemos firmado jugadores contrastados de toda España y espero estar en el top-3», avisa Reke.

En la modalidad de uno contra uno, el actual campeón del mundo se embolsó 200.000 euros. «Nosotros somos profesionales y jugamos para un equipo profesional, pero lo hacemos por hobby realmente», admite Rubo. Tanto él como Reke dedican al entrenamiento unas dos horas diarias de domingo a jueves.

El Levante, que en diciembre va a acoger en el Ciutat el primer torneo internacional profesional de eSports en España, captó a finales del año pasado a Reke: «Es difícil llegar hasta aquí. En mi vida me podía imaginar que un club de Primera División se iba a poner en contacto conmigo. Me pongo esta camiseta muy orgulloso». Vive en Alicante, pero estará mañana en la grada: «Son dos horas de viaje. He cambiado mi turno de trabajo en el aeropuerto y vendré a Valencia directamente». De momento, la secciones virtuales han dejado el listón bien alto.

Fotos

Vídeos