Las Provincias

Levante UD

El Levante reclama el dinero a East United a través de un gabinete jurídico australiano

  • El club ya ha decidido presentar un comunicado extrajudicial y, en caso de que no surta efecto, optará por interponer una denuncia

Ante la imposibilidad de alcanzar un pacto amistoso con East United, el Levante ya ha contratado los servicios de un despacho de abogados con oficina en Australia. De esta forma, el club da un paso más para reclamar a su patrocinador principal el pago correspondiente a la presente temporada, ya que la vía del diálogo se ha agotado. En los próximos días, la entidad de Orriols, a través del gabinete jurídico escogido, presentará un comunicado extrajudicial. En caso de que tampoco funcione, se optará por interponer una denuncia, algo que se está tratando de evitar.

En el Levante han apurado las posibilidades de llegar a un acuerdo amistoso con su espónsor, pero los intentos de negociación han resultado infructuosos. Hay indignación en Orriols. De esta forma, tal y como avanzó LAS PROVINCIAS a principios de diciembre, el club pone el caso en manos de un despacho de abogados con presencia en Australia, el país donde tiene su sede East United. Se trata de una maniobra necesaria para poder exigir el dinero adeudado.

East United es la marca comercial de 'K 8 Australian Assets PTY', un grupo inversor de capital australiano y surcoreano. Se resiste a asumir el contrato firmado. La compañía entendía que la relación se extinguía directamente a raíz del descenso del conjunto granota a Segunda División. Sin embargo, la entidad de Orriols se acoge a una cláusula para defender que, al bajar el equipo, el patrocinador tenía de plazo hasta el 15 de junio para notificar la rescisión del compromiso. Un periodo que se consumió sin que la compañía avisara al Levante de sus intenciones.

La relación entre el Levante y East United arrancó en 2014, rubricando un contrato de tres temporadas. Durante los dos primeros cursos, el espónsor principal cumplió rigurosamente con sus obligaciones, pagando con puntualidad las cantidades establecidas. Todo se torció el pasado verano, cuando estalló el conflicto a raíz del descenso. Pese a bajar a Segunda División, el club debía percibir esta campaña 750.000 euros fijos más 250.000 en variables.

El Levante se ha encontrado con dificultades para comunicarse con los responsables de East United. El diálogo durante los últimos meses no ha sido fluido. El club les llegó a plantear la alternativa de renegociar el contrato, aceptando una reducción del importe siempre que se ampliase el vínculo hasta 2019 ó 2020. La propuesta no surtió efecto. También se abrió la puerta a pactar una simple indemnización correspondiente a la actual temporada, pero la empresa australiana carece de predisposición.

Ahora, por medio de un despacho de abogados australiano, el Levante va a presentar a East United un comunicado extrajudicial con el objetivo de ejercer una mayor presión. Si esta reclamación no resulta exitosa, el club azulgrana se verá obligado a emprender acciones legales interponiendo una denuncia.

La entidad cumple

El Levante se cubre las espaldas ante un hipotético juicio. De esta forma, el club está manteniendo el logo de East United en el anverso de las camisetas de competición y en otros soportes, tal y como indica el contrato. Mientras, la directiva se va preparando para buscar alternativas de cara a la próxima temporada. El año pasado, antes de que llegara el 15 de junio sin que la firma australiana notificara la desvinculación, se tanteó el mercado chino.