Levante UD

Soluciones desde el banquillo

Soluciones desde el banquillo
/ Manuel Molines
  • Los cambios de Muñiz han sido decisivos para variar el resultado en 13 jornadas

  • Casadesús, Jason y Lerma, los jugadores que más eficacia le dan al Levante cuando entran en la segunda parte para ganar los partidos

Que el Levante va disparado y a una distancia enorme de sus perseguidores es una realidad, pero también lo es que esa superioridad no se nota tanto en cada partido. A los granotas les cuesta sacar adelante sus victorias, y para ello se benefician del acierto de Juan Ramón López Muñiz al hacer los cambios. El técnico destaca por saber leer muy bien cada encuentro y da con la tecla en las sustituciones. Tanto que en 13 partidos el equipo marcó goles decisivos para variar el resultado después de que el asturiano moviera el banquillo.

De las 18 victorias de la temporada, 12 llegaron tras los cambios de Muñiz, lo que da brillo a las decisiones del técnico de variar el rumbo de los partidos sobre la marcha, pero además resalta la gran profundidad de banquillo que tiene el Levante, donde los suplentes también resultan decisivos para desbloquear los encuentros.

El último ejemplo fue el pasado sábado contra el Córdoba, ya que la entrada en la segunda parte de Casadesús y Rubén García acabó siendo fundamental para tumbar la resistencia de los verdiblancos y ganar el encuentro con las dos asistencias del balear en los goles de Roger y Jason. De hecho, el propio Víctor y el canterano gallego son, junto a Lerma, los más eficaces para dar puntos al Levante cuando salen desde el banquillo. Hasta en ocho partidos la entrada de alguno de ellos ha sido decisiva para cambiar el resultado, con dos tantos del colombiano, otro par de Jason y uno más de Casadesús, a los que hay que sumar sus asistencias y las veces que intervinieron en las jugadas del gol de la victoria.

Así pues, en la mitad de los partidos de Liga el equipo azulgrana ha necesitado aire fresco desde el banquillo para romper el cerrojo del rival y allanar un camino que se había complicado. Algo que ha sido una constante ya desde la primera jornada en Soria, cuando Jason marcó a los ocho minutos de entrar sustituyendo a Martins.

En siete ocasiones los jugadores que ingresaron en el campo como revulsivos marcaron goles decisivos. El último fue Morales en el encuentro ante el Nàstic, cuando hizo el segundo tanto. Pero también lo logró Lerma ante el UCAM Murcia y el Mallorca, Casadesús contra el Tenerife, Montañés ante el Sevilla Atlético y el citado Jason ante Numancia y Valladolid.

Además, en otros seis partidos los cambios de Muñiz no vieron puerta pero resultaron igual de fundamentales para dar el pase definitivo o intervenir en la jugada cuando marcó otro compañero. Es el caso del citado Casadesús el pasado sábado, Jason y Verza contra el Lugo, Martins en Reus al provocar el fallo del defensa, Toño y Montañés en Anduva, Lerma en Tarragona y de nuevo Montañés ante el Almería. Con sus entradas al campo el equipo granota mejoró, buscó el gol y lo encontró.

En los otros 13 encuentros donde los cambios no influyeron en el resultado se encuentran las cuatro derrotas, el empate sin goles ante el Cádiz y los tantos tempraneros contra el Getafe, los dos partidos frente al Zaragoza, Alcorcón en casa, Elche, Rayo Vallecano, Huesca y Numancia en el Ciutat.