Las Provincias
Levante UD

El reto de conseguir el ascenso más tempranero

José Campaña celebra su gol contra el Córdoba. :: manuel molines
José Campaña celebra su gol contra el Córdoba. :: manuel molines
  • El cuadro blanquivioleta subió en el jornada 34 y los granotas necesitan ganar los próximos cuatro partidos y una carambola para lograrlo en la 33

  • El Levante todavía puede batir el récord del Valladolid de 2007

«Según va llegado el final, todo el mundo se va impacientando. Ya no vale con llegar, ahora ya lo que preocupa casi es cuándo se consigue el objetivo. Nosotros en eso no nos podemos entretener. Si no, te impacientas y entra ese nerviosismo. No nos puede entrar ese agobio», avisaba el entrenador del Levante, Juan Ramón López Muñiz, antes de la visita al Valladolid. El conjunto granota dio un recital de efectividad en el José Zorrilla y ganó por 0-4. El técnico trata de mantener la prudencia por todos los medios, pero cada vez resulta más difícil. El equipo ya tiene pie y medio en Primera, por lo que una forma de seguir alimentando la tensión consiste en plantearse nuevos retos. Y el cuadro azulgrana aún está a tiempo de batir el récord de precocidad a la hora de subir. Si gana en las cuatro próxima jornadas y se produce una carambola entre sus inmediatos perseguidores, logrará el ascenso más tempranero de la historia moderna de la Segunda División.

Estableciendo una comparación desde la temporada 1997-98, en la que la Segunda División pasó a estar compuesta por 22 clubes, el mejor registro pertenece al Valladolid. En la campaña 2006-07, el conjunto blanquivioleta certificó el ascenso a Primera en la jornada 34. José Luis Mendilibar dirigía aquel equipo, con Pedro López en sus filas.

Actualmente, el Levante cuenta con posibilidades de fijar un nuevo hito. Las opciones son remotas, pero existen. Para poder subir matemáticamente en la jornada 33, los granotas deberían imponerse en las cuatro próximas jornadas y esperar que los resultados de siete equipos le acompañasen.

En las últimas 13 jornadas, los azulgrana han cosechado 11 victorias, una derrota y un empate. Casi nada. Así, resulta previsible que también superen al Almería, el Mallorca, el Mirandés y Getafe, que se presentan como sus venideros rivales. Sin embargo, con esos triunfos no valdría para cumplir el desafío. Haría falta algo más.

En caso de ganar los cuatro próximos choques, el Levante se pondría con 77 puntos. Quedarían 27 en juego. Para alejarse definitivamente del play off de ascenso, siete equipos tendrían que tropezar en mayor o menor medida. Se trata del Cádiz, el Tenerife, el Oviedo, el Getafe, el Huesca, el Valladolid y el Lugo.

Para ello, el Cádiz debería obtener un máximo de dos puntos en las cuatro jornadas que vienen. El Tenerife y el Oviedo, no podrían pasar de tres en este tramo; el Getafe, de cinco; el Huesca, de nueve; el Valladolid, de diez; y el Lugo, de 11. Hay que tener en cuenta que habrá seis enfrentamientos directos.

El Levante se aferra a una extraordinaria carambola. Otro desafío que tiene por delante y que, a priori, resultará más factible es el récord de puntos en Segunda División. Hasta ahora, el techo está marcado por el Deportivo. El cuadro coruñés, entrenado por José Luis Oltra, cerró la temporada 2011-12 con 91 unidades.

Si el Levante mantuviese su inercia actual, finalizaría el curso con 94 puntos, algo que supondría una nueva plusmarca en la historia de la categoría de plata. Hay alicientes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate