Las Provincias

Levante UD

Oier espera su momento

Oier Olazábal, durante un entrenamiento de ayer en el Ciutat de València. :: irene marsilla
Oier Olazábal, durante un entrenamiento de ayer en el Ciutat de València. :: irene marsilla
  • El portero del Levante, encantado con los métodos de entrenamiento y con el grupo

  • El guipuzcoano asume la dificultad para arrebatar ahora la titularidad a Raúl y confía en tener minutos cuando se ascienda matemáticamente

Oier Olazábal conocía perfectamente la situación que le aguardaba cuando fichó por el Levante. El guipuzcoano, sin minutos en el Granada, veía en Orriols un destino propicio aunque sabía de las dificultades que iba a tener para arrebatar la titularidad a Raúl Fernández. Y así está siendo. El arquero de Irún, la apuesta del club granota a raíz del retorno de Álex Remiro al Athletic, todavía no ha debutado. Aterrizó en el mercado invernal y se ha sentado en el banquillo en las seis últimas jornadas. Espera su momento, que puede llegar cuando se certifique el ascenso a Primera División. Mientras, disfruta con un cuerpo técnico y un grupo de los que se ha quedado prendado.

Oier tiene ganas de reivindicarse, aunque asume su papel en la plantilla del Levante. Raúl Fernández, pletórico, se alza como el guardameta más seguro de la categoría de plata. En 24 partidos de Liga, el bilbaíno sólo ha encajado 16 goles. Una fiabilidad y unos números que le han permitido resistir en el once.

Tales circunstancias entraban en los planes de Oier. El guipuzcoano en absoluto pierde la calma. Está encantado con la acogida que le ha dedicado el vestuario y con los métodos de entrenamiento utilizados por el cuerpo técnico de Juan Ramón López Muñiz. El guardameta, formado en el Barcelona y con pasado en la Real Sociedad, considera que el sistema de trabajo corresponde a un club de máximo nivel.

Debido a la incómoda situación que estaba viviendo en el Granada, necesitaba un cambio de aires. Y se siente satisfecho con la elección. Confía en que, cuando se alcance matemáticamente el ascenso a Primera, pueda gozar de minutos antes de que concluya la temporada.

Con el objetivo todavía en juego y teniendo en cuenta el sensacional rendimiento de Raúl Fernández, resulta lógico que Muñiz evite los cambios bajo lo palos. Cuando el equipo se libere de la presión de subir, el entrenador podría optar por dar oportunidades a algunos de los jugadores que han contado con menos protagonismo.

En cualquier caso, Oier entiende que el suyo es un fichaje de cara a la máxima categoría y que, el próximo verano, empezará de cero la carrera hacia la titularidad. Llegó al Levante en enero cedido por el Granada, pero la entidad de Orriols está obligada a desembolsar unos 200.000 euros por su compra en caso de ascenso. Firmará un compromiso de dos años con opción a un tercero en función de los partidos disputados.

Al mismo tiempo, Raúl tiene contrato hasta 2018. Ninguno de los dos arqueros posee una amplia experiencia en Primera. Así, no se puede descarta que el Levante busque otro portero en el mercado.