Las Provincias
Levante UD

Pedro López hiela la sangre de Orriols

Pedro López, atendido sobre el césped ante la preocupación de los jugadores y técnicos. :: manuel molines
Pedro López, atendido sobre el césped ante la preocupación de los jugadores y técnicos. :: manuel molines
  • El capitán pierde el conocimiento por un golpe en la cabeza y se recupera en el hospital

  • Saveljich salta al campo en lugar del de Torrent y muestra su enojo al ser cambiado en la segunda parte. «Se hablará con él y se arreglará», dice Muñiz

A la media hora de partido, reinaba la armonía en el Ciutat de València. Todo estaba en orden. El Levante ya se había adelantado en el marcador por medio de un tempranero gol de Chema y la afición empezaba a paladear la novena victoria consecutiva de los granotas en casa. Entonces, en el minuto 34, la grada se calló. Silencio absoluto. Los únicos gritos, que eran de tensión, procedían del terreno de juego. Concretamente, de la banda situada junto a la tribuna. Allí estaba Pedro López tendido en el suelo, inconsciente y rodeado por los servicios médicos del club azulgrana y del Mirandés. El capitán había sufrido un escalofriante golpe en la cabeza al luchar con Usero por un balón aéreo. Cuando recuperó el conocimiento, el de Torrent no sabía dónde estaba. Al ponerse en pie, la afición le dedicó la ovación de la temporada. El futbolista ingresó en la clínica Quirón, donde se ha sometido a pruebas y ha pasado la noche. En principio, ha quedado en un susto. Un sobresalto que cambió el encuentro celebrado en Orriols.

«El tema de Pedro nos dejó muy tocados. Era para asustarse y más cuando te acercas y oyes lo que dice. No se acordaba de nada», explicó el entrenador del Levante, López Muñiz. El veterano defensa padeció un traumatismo craneoencefálico.

En cuanto Pedro López cayó a plomo por el impacto, los servicios médicos de ambos equipos se apresuraron a atenderle. Le temblaba la pierna izquierda. Muñiz, preocupadísimo, estuvo junto al jugador en todo momento. Al igual que el técnico rival, un Pablo Alfaro que debutaba ayer y que precisamente es doctor.

Tras dos minutos, el zaguero se incorporó y abandonó el campo aturdido y caminando con el apoyo de los fisioterapeutas. «Iba de pie, pero parecía inconsciente. No sabía contra quién estaba jugando, ni cómo había sido el golpe. Tiritaba. Fue una situación difícil, de esas que ves en la tele y parece que no te pueden pasar a ti. Se me pone la piel de gallina. Un golpe de esos te puede dejar muy tocado. Parece que no ha pasado nada. En el descanso, él nos tranquilizó. Ya nos reconocía», comentó Muñiz.

Saveljich reemplazó Pedro López. El argentino, quien casi no ha participado esta temporada, tenía su oportunidad. Sin embargo, en el minuto 70, el entrenador decidió sustituirlo por Montañés. El central, sensiblemente enojado, rechazó la mano de Muñiz y, al sentarse en el banquillo, se quitó la camiseta con rabia.

Saveljich, algo lento en el gol del empate, tenía una amarilla. «Será una anécdota más a lo largo de la temporada. Hasta ahora, su comportamiento ha sido ejemplar. Pero cuando piense en frío, verá que es un cambio normal. Todas las decisiones que tomamos son por temas deportivos, no por el aspecto personal. El jugador tiene que respetar las decisiones y al resto de compañeros. Se hablará con él y lo entenderá. Esto se arreglará. Lo que prima por encima de todo es el equipo», concluyó Muñiz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate