Las Provincias
Levante UD

Orriols tiene una cita con la historia

 Muñiz habla con la plantilla del Levante ayer en el entrenamiento en el Ciutat.
Muñiz habla con la plantilla del Levante ayer en el entrenamiento en el Ciutat. / IRENE MARSILLA
  • El estadio rozará el lleno para vivir con una gran fiesta el quinto ascenso, que tiene el equipo granota en su mano ante un rival directo como el Oviedo

  • Una victoria permitirá al Levante subir matemáticamente a Primera y el Ciutat se prepara para una tarde inolvidable

valencia. Por fin llegó el día más esperado. Ese con el que llevan soñando todos los aficionados del Levante desde que el equipo descendió en Málaga el año pasado. Esta tarde los granotas volverán a la máxima categoría si el conjunto azulgrana consigue la victoria. Depende de sí mismo, sin importar lo que hagan los rivales. La atención se centra únicamente en el Ciutat de València, que tendrá una cita para la historia. Sería la quinta vez que el club logra el ascenso a Primera, siete años después de la última ocasión.

Nadie quiere dejar escapar esta oportunidad de oro de celebrar el objetivo en las mejores circunstancias: en casa y con una victoria, para inundar Orriols de azul y grana. Porque todo lo que no sea eso daría menos brillo a los festejos. En caso de que el Levante empatase hoy, dependería de que Tenerife y Getafe tampoco ganaran y habría que esperar a mañana para que el Cádiz no se llevase la victoria de Alcorcón. Y celebrar un ascenso sin jugar sería demasiado frío. O si alguno de ellos venciera, el ascenso se aplazaría al próximo sábado, con el partido de los granotas en Vallecas ante el Rayo.

Por eso el estadio rozará el lleno, con casi 24.000 espectadores en las gradas que lleven en volandas al equipo hacia un triunfo que sería inolvidable. Ya desde esta mañana empezarán las actividades. La afición irá al estadio para animar a la plantilla en el breve entrenamiento que ha programado Muñiz antes de dar la lista de convocados. Después se quedarán todos los seguidores allí, con una paella gigante organizada por la Delegación de Peñas y el club, para recibir por todo lo alto al autobús del equipo cuando llegue al estadio en torno a las 16:30 horas. Y si hay ascenso, la fiesta se prolongará en el césped y después en la Fuente de las Cuatro Estaciones de la Alameda hasta casi la madrugada.

Mientras tanto, el equipo intenta aislarse en lo posible de la euforia para preparar el encuentro ante un Oviedo que sigue siendo un rival directo por el ascenso y que en la primera vuelta venció a los granotas. Muñiz echará mano de su equipo de gala, aunque la principal duda es si Rober Pier repetirá como mediocentro o en cambio opta por un mediapunta como Espinosa o Casadesús. Ayer el técnico ensayó con el defensa gallego como teórico titular, con el objetivo de frenar el carácter ofensivo que posee el conjunto de Fernando Hierro.

En partidos tan señalados como el de hoy todos los jugadores sueñan con marcar el gol que pase a la historia, el que signifique el ascenso, pero en especial Roger lleva semanas con ese objetivo en la cabeza. Ha sido su mejor año, está luchando por lograr el Pichichi y quiere aprovechar esa ocasión que se le brinda para entrar en la página de los elegidos, la de los tantos inolvidables. El Ciutat se ha convertido en inexpugnable con 14 victorias en 17 partidos, y a esa fortaleza se acogen los granotas para dar un paso más.

El Oviedo, que se muestra mucho menos peligroso fuera de casa que en su estadio, llega tocado en defensa, con bajas importantes como Christian y Varela. Además, las lesiones de Borja Domínguez, Jonathan Pereira (que le marcó en el Tartiere al Levante), Ortiz y Verdés complican al conjunto asturiano, que pelea por no perder su plaza para disputar el play-off de ascenso.

Sin duda será en encuentro especial, para el recuerdo. El Ciutat sólo ha vivido un ascenso, y fue en 2010. Los anteriores fueron en Lleida 2006, Jerez 2004 y en el antiguo Vallejo en 1963. Hoy se escribe una nueva página.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate