Las Provincias
Levante UD

Fervor granota en la Basílica

Futbolistas, técnicos y directivos del Levante, en la ofrenda floral a la Virgen de los Desamparados. :: jesús signes

  • Miles de personas arropan a la plantilla desde la llegada a la Plaza de la Reina hasta la ofrenda floral a la Virgen de los Desamparados

  • El arzobispo de Valencia lanza un reto: «Ahora tenéis que ser los primeros de Primera»

valencia. El retorno a la élite ha disparado la ilusión. Algo que pudo palparse durante la tarde de ayer por las céntricas calles de la capital del Turia. Miles de aficionados arroparon a la plantilla del Levante desde que salieron del autobús en la Plaza de la Reina hasta que accedieron a la Basílica de la Virgen de los Desamparados. Un paseo triunfal. Un baño de masas. Ya dentro del santuario, se sintió el fervor granota. Ese mismo que llevó al cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, a lanzar todo un órdago al conjunto de Orriols: «Ahora tenéis que ser los primeros de Primera, ¿vale?».

El levantinismo, como ya ocurrió el pasado sábado por la noche tras la victoria ante el Oviedo, se echó a la calle. Antes de las 19 horas, la expedición azulgrana, montada en el customizado autocar descapotable, se presentó en la Plaza de la Reina. Futbolistas, técnicos, directivos y empleados del club caminaron entre la muchedumbre hasta la Basílica. Un recorrido envuelto de euforia. «Es un choto el que no bote» se convirtió en uno de los cánticos más escuchados. Hay ganas de derbi. Y los hinchas aclamaban a Sergio Postigo, aunque le han rebautizado como «Postigol». El defensa se ha hecho un hueco en la historia granota firmando el tanto del ascenso.

La Basílica estaba abarrotada. La afición no se quería perder el momento más solemne de la celebración. En el interior, las bufandas y las banderas se hacían notar. El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidió el acto y exhibió su fe en los futbolistas azulgrana. Desea verlos liderando la máxima categoría. Y les invitó a continuar por el mismo rumbo: «Luchad, sed una unidad, como una piña, y tened mucho amor».

El presidente del Levante, Quico Catalán, recogió el guante. «Don Antonio, usted decía: 'Ahora no sólo hay que subir, sino que hay ser primeros de Primera'. Pues yo le puedo decir que vamos a luchar con todos los esfuerzos para, por lo menos, cumplir el 50 por ciento de ese deseo. Para el Levante estar en Primera es un magnífico éxito, es lo que merece esta afición. Y le puedo garantizar que ese deseo que usted tiene y que también tenemos nosotros es el deseo de la ilusión», comentó.

Quico Catalán se dirigió a la Geperudeta con una emotivas palabras. «Gracias por esa protección a nuestros jugadores, nuestro cuerpo técnico y todos los empleados para que en los momentos complicados hayamos tenido esa lucidez necesaria. Hemos sufrido mucho, pero lo hemos conseguido. Valencia es granota. Y hoy nuestra Patrona es más granota que nunca», indicó el máximo mandatario del Levante, quien también se acordó de esos seguidores fallecidos que no han podido asistir al ascenso: «Seguro que, desde que el árbitro pitó el final del partido el pasado sábado, en el cielo hay una fiesta muy grande». Posteriormente, los capitanes Pedro López y Verza realizaron la ofrenda floral.

El bus que trasladó a la plantilla había salido desde el Ciutat de València, donde los futbolistas retomaron ayer los entrenamientos tras dos días de descanso. El Levante se enfrenta el sábado al Rayo. Un encuentro en el que no podrá participar José Campaña, quien permanecerá dos semanas de baja por una microrrotura en los isquiotibiales de su pierna izquierda. Además, Natxo Insa se ausentó de la sesión de trabajo por un fuerte golpe en la cadera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate