La torre de Babel granota

El Levante ha tenido jugadores de 38 nacionalidades diferentes en toda su historia. Con el fichaje de Bardhi, Macedonia es el último país que se ha sumado a la extensa lista que lidera Brasil con 19 extranjeros en el equipo azulgrana

JOSÉ MOLINS VALENCIA.

En el vestuario del Levante se han escuchado multitud de idiomas diferentes a lo largo de la historia del club. Aunque el castellano y el valenciano han predominado entre los futbolistas de la tierra, la presencia de extranjeros siempre ha sido frecuente, especialmente desde que la ley Bosman permitió la libre circulación de jugadores europeos en los años noventa. Con el fichaje del macedonio Enis Bardhi esta semana, son ya 38 los países que han tenido algún representante en el equipo de Orriols.

Actualmente el equipo cuenta con el argentino Saveljich y el colombiano Lerma, además del propio Bardhi, como extranjeros, pero durante el verano es muy probable que aterrice alguno más en la plantilla de Muñiz, de cara a mejorar el nivel para el regreso a la máxima categoría la próxima campaña.

Cuesta recordar en el Levante una temporada íntegramente con futbolistas españoles. De hecho, han pasado más de dos décadas desde la última vez. Fue en la 1995-96, en Segunda B. El último ejercicio granota sin extranjeros, y se logró subir tras un gran año. Después la citada ley Bosman también tuvo su efecto en Orriols, que no ha parado de recibir futbolistas foráneos, en mayor o menor medida según cada temporada.

Con la etapa de Pedro Villarroel la aportación extranjera siempre fue nutrida, pero el culmen llegó en el último año del exmáximo accionista. Hasta 16 jugadores nacidos fuera de España conformaron la plantilla de la campaña 2007-08, que acabó de forma caótica, con deudas y el descenso. Pero el equipo se recompuso y sólo dos años después consiguió regresar a la élite, con un equipo en el que el único foráneo era el brasileño Igor de Souza, que se marchó en el mercado de invierno.

Los primeros extranjeros que jugaron en el Levante llegaron en la década de los 40, con José Domínguez y Tomás Pastor, ambos nacidos en Marruecos, mientras que diez años más tarde, en 1957, fichó el argentino Roberto López. Pero el primer extranjero mediático que vistió de granota fue el holandés Faas Wilkes en 1958, que fichó con 35 años tras una brillante carrera en el Valencia. Más de dos décadas después llegaría su compatriota Johan Cruyff para enloquecer al levantinismo en una fugaz etapa. Entre medio triunfaron especialmente Wanderley, el máximo goleador extranjero del club, Caszely, Héctor Núñez, Gómez y Lorant.

Pero el mejor recuerdo de futbolistas foráneos en Orriols pertenece a los últimos años, con los goles de Caicedo, Koné y Martins o las paradas de Munúa y Keylor Navas. Responsables, junto a otros como Diop y Vyntra, de los mejores años de la historia granota. Y también de las ventas con las que más dinero ha sacado el club en toda su historia, lo que le ha permitido reducir mucho su deuda. El último en sumarse a esa lista de traspasos millonarios ha sido Deyverson, por cinco millones. El brasileño, además, fue uno de los fichajes más caros de la entidad, cuya lista lidera otro extranjero, el colombiano Mauricio Cuero.

Por países, Brasil es con diferencia el mayor surtidor de futbolistas al Levante. Hasta 19 jugadores llegaron del país sudamericano. Wanderley, Almir y Chicao fueron los primeros en venir en los sesenta, y el propio Deyverson y Rafael Martins los últimos en irse. Le siguen en la lista Francia, Argentina y Paraguay. Además, hay 17 futbolistas como únicos representantes de sus países, entre ellos Bardhi. El último en sumar la bandera de su país a la lista granota fue Giuseppe Rossi, de Estados Unidos. Y la nación más pequeña es la de Mijatovic, Montenegro, con 620.000 habitantes.

Fotos

Vídeos